jueves, 9 de junio de 2011

Limpieza del Cordón Umbilical del Bebé

En el momento que cambies a tu bebé préstale especial atención al cordón, evitando que se depositen secreciones en esa área. No temas provocarle dolor en el cordón umbilical, ya que en esa zona no existe sensibilidad.
Para facilitar la cicatrización, puedes limpiarlo con alcohol o productos cicatrizantes que te indique el pediatra, y permítele que esté en contacto con el aire. Para esto puedes doblar el borde del pañal de modo que no cubra el área umbilical.

No aceleres nunca la caída del cordón, deja que se caiga solo y no hagas caso a todo lo que te aconsejen para mejorar la estética del ombligo del bebé, ya que puede provocar infecciones umbilicales que dejan cicatrices peores y complicarle la salud a tu hijo.

Complicaciones en el Cordón Umbilical

Pueden ser signos de infección si notas que el cordón umbilical tiene secreciones purulentas amarillo-verdosas, o emana un olor desagradable, o el ombligo está muy rojo e inflamado. Ante esta situación debes contactarte con el médico encargado de la salud de tu bebé.

A veces se puede ver que el cordón sangra en pequeñas cantidades en los primeros días después  del parto, debes presionar por unos minutos para que deje de hacerlo, si continúa después de 7 minutos, contacta al médico.
Muchas veces después de que se cae el cordón, el ombligo puede permanecer rojo y tener una pequeña cantidad de secreciones. Por lo general esto no tiene importancia y se soluciona con la colocación de alcohol que seca y cicatriza la zona en pocos días. Referencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada